viernes, 28 de noviembre de 2014

ES DIFICIL





Persuádeme  con  tus ojos, con  tus pálidas mejillas   con  los contornos adormecidos de tu  piel,
 con  tus noches y mis días.


 Deja  que mi voz  limite sus preguntas y  que  tus silencios callen mis  respuestas.

Abriguemos  la noche cogidos de las manos,  no dejemos que la lluvia o el viento  queden fuera,
  invitémosles a que refresquen nuestro aliento y humedezcan nuestras caras.
.

 Es difícil hacerle frente a nuestros  espejos,
  dejarlos malheridos y sangrantes entre los recuerdos, abandonar las luchas y  pedir una última  rendición, firmando un documento donde la mentira
  deje de reflejarse en el campo de batalla.


 Es difícil contemplar la vida desde los  cabellos blancos
entender la soledad,
 sentir como transita por los pasillos
  silenciosa la angustia.

   Es difícil  llegar a entender que la vida tiene un precio.
   que duele el alma y  que también duele el cuerpo,

 sentir el cansancio de tantas cosas,
 de tantos lugares, de tantos soles.


Es difícil parar, sentarse sobre las piedras,
   tragarnos todas  las tristezas, 
  desangrarnos al  sentir  que nos faltan amigos,
 que los rostros que  amamos  tomaron  otros caminos.

 Dejemos que todo transcurra  y que sean  las flores recuerdos de primaveras vividas  

tenemos tanto tiempo acumulado, y tan poco camino.

QUIERO



QUIERO VIVIR  EN LOS POSOS DE TU CAFÉ 
 EN TU ESPUMA DE AFEITAR
 EN TU CEPILLO DE DIENTES.
QUIERO  VIVIR  EN TU CORAZÓN 
 EN TUS DESEOS
 EN TU MIRADA.
 QUIERO VIVIR  EN TUS OÍDOS
 EN TU PELO
EN TUS CALCETINES.
 QUIERO VIVIR   EN TUS OJOS
 EN TU BOCA
EN TU PIEL.
 QUIERO VIVIR  EN EL LADO IZQUIERDO DE TU CAMA
EN TU PIJAMA
 EN  TU LIBRO.
 QUIERO VIVIR  CONTIGO.  

FUISTE



Fuiste una luz en mi camino, 
  un refugio acompasado de soles
de uvas maduras
 de pájaros sin dueño .

Te  quedaste a dormir en mis ojos

y te bañaste en el torrente de mis lágrimas.

Fuiste soñado en las brumas del tiempo,

en los manzanos y las rosas
en  alegres mañanas  de un viento  otoñal.

Fuiste toda la tierra, todas las piedras,
todos mis amaneceres.

Te  alejáste  y volaste
hacia un horizonte
donde las danzas   de los recuerdos
se  posaban sobre mis hombros desnudos
dejando en  ellos
 el polen de la  madurez
ceñido, a un sin fin
de sueños rezagados.

DÓNDE




12
Dónde  el amor, dónde tu lejanía,
dónde mi ausencia,
dónde  los silencios
dónde nuestros ojos de  triste mirada.
Dónde fuimos juzgados.
quién desató esta
agonía
y nos sentenció a  la pena de querernos
sabiendo,
que solo podían ser aire tus besos
y mis lagrimas
deseos.
Vago  en este   purgatorio exiliado de  sentidos,
rogando
que el cielo o el infierno
se compadezcan.

OLVIDO





¿En qué camino   nos perdimos?
¿Cuántas gotas de lluvia mojaron nuestros rostros?
¿Cuantos pasos dimos, alejándonos
del centro de nuestro universo?
Llegamos a creer que el  mundo se había puesto del revés,
con el único fin de no encontrarnos.
Fuimos soñados entre los últimos recuerdos de la noche.
Quedamos indefensos,
y nos lloraron todas las  lágrimas.
Desaparecimos  de las casas, de los árboles, de las rosas,
de todo cuanto nos rodeó un día.
Nuestros rostros ya no eran,
ni eran nuestros labios.
No logramos que el amor  nos diera una disculpa acertada.
Ni una explicación coherente,
nada sobre la nada
Puso distancia  el olvido,
con la última mirada.

POETA

Quedó esperando    unas  mañanas que jamás regresarían. Se perdió tras  un  velo de  recuerdos dejando  que la angustia  se quedase...